+ 10 fotos.

LIVE MUSIC

Muchas personas dedican su tiempo libre a practicar música en la calle

España, como la gran mayoría de los países del mundo, tiene desde hace siglos una gran afición por la música, tal como demuestra que en el panorama internacional hay centenares de artistas que son celebridades de la música a nivel mundial. Destacan también muchos estilos de música y baile, como es indiscutiblemente el flamenco y la guitarra española, pero su cultura musical incluye la ópera, el jazz, el pop musical y otros estilos musicales.

Por esta razón, es habitual que la música sea un elemento fundamental del ocio social. Muchas personas tiene su propio instrumento musical, bien sea el saxo, el violín, el acordeón o la dicha guitarra española, y comparten su tiempo libre encontrándose con sus amigos para tocar acompañados porque forma parte de su afición, su cultura y su diversión. Se encuentran en algunas zonas de la ciudad, algún parque, la playa, plazas, y la música en vivo forma parte de su relación.

Hay varias razones para explicar este éxito tan popular y mayoritario, pero sin ninguna duda la razón importante es porque la música es cultura y un arte universal, indivisible de la conducta humana. Es muy difícil imaginar, en las fechas de este siglo por lo menos, una humanidad sin música, porque la cultura es ocio, es inteligencia, es razonamiento, y es una de las piezas claves en el desarrollo nuestro como personas. Sin cultura, quizá seríamos bestias salvajes primitivas.

Como parte de nuestra formación humana, la música nos acompaña desde los primeros días de nuestra vida. Nos cantan cuando somos bebés porque nos estimula, cantamos en nuestras etapas escolares, y la música es un factor imprescindible cuando la adolescencia nos empuja a la diversión, con mejor o peor gusto musical, aunque esto sea otro debate.

Superada la adolescencia, la música se ramifica. Se disfruta en los conciertos o festivales, se disfruta en los equipos musicales de nuestra casa, nuestro trabajo, en el coche o donde nos acompañen, se disfruta por Internet, la televisión o la radio, y muchas personas deciden embarcarse en aprender a tocar su instrumento musical favorito.

La música en la calle ha sido un factor heredado de nuestra cultura ancestral, y hay personas que les gusta esa sensación de practicar al aire libre, pero en una sociedad avanzada han cambiado muchos conceptos que han conducido a un agrio debate en muchas ciudades del mundo.

En estos debates hay ciudades que han regulado la música en la calle. Algunas ciudades han procedido a crear normativas locales para su regulación, prohibiendo tocar música en determinadas calles o áreas de la ciudad, y exigiendo pedir un permiso y autorización para las personas que quieran tocar.

Es un debate difícil porque, tal como dijimos en otra ocasión y volvemos a repetir, se cruzan derechos fundamentales donde todas las partes implicadas tienen su parte de razón. Es cierto que la música es un arte que puede practicarla cualquier persona por la simple razón de su propia libertad personal, pero también es cierto que los vecinos de esas calles tienen derecho al descanso, y tocar junto la ventana de una persona enferma, anciana, o un bebé, puede agravar su estado de salud. Otra realidad es que una persona sin un correcto dominio del instrumento musical puede causar un sonido estridente y molestoso, y otro detalle innegable es la caótica contaminación acústica si en un mismo trozo de calle, de preferencia por razones de afluencia de público o céntrica, tocan juntos un grupo punk, un violinista, un rockero y un rapero. Una dantesca escena de estas características sería perjudicial incluso para el mismo arte, y por lo tanto parece innegable la necesidad de una regulación.

Desde el punto de vista de las personas que practican música, se encuentran que en su piso o casa, muy habitual en las grandes ciudades, no pueden tocar por las molestias que generan a sus familiares y vecinos,y los locales de ensayo públicos son muy caros para una simple afición. No disponen de locales de ensayos públicos a precios asequibles y baratos, y esto conduce a la búsqueda de espacios en la vía pública. Además, los locales de ensayos públicos no suelen ser lugares divertidos donde poder estar con los amigos y compartir una tarde de diversión, ya que están acondicionados centrados en la parte musical, olvidando todo lo que representa su afición.

Son miles las personas que sienten la música como aquel rato de ocio donde otras personas eligen leer un libro, sentarse al sol o pasear. Les gusta crear, aprender, practicar, y nosotros hemos creado este reportaje con la intención de mostrar esta realidad, con personas reales en la vida diaria que buscan relajarse, descansar, divertirse o vivir su tiempo libre acompañados de su instrumento musical y su propio estilo de música, con amigos o en soledad.

Tenemos en nuestros archivos más de dos mil fotografías de esta temática, y os hemos publicado una selección variada de cincuenta fotografías, en la parte superior de esta página, que vamos actualizando cuando podemos prestarle cierta atención en épocas donde las coberturas periodísticas no nos ocupan todo el tiempo.

JUMPING

Un clásico de la fotografía divertida es fotografiarse saltando

 

DIVING SUMMER

Saltos en la costa desde rocas, espigones y acantilados

 

LOVE

Personas que se muestran su afecto y cariño con besos

 

SPORTS ON THE BEACH

Un ocio de playas soleadas y turísticas es practicar deporte popular

 

EL PEQUEÑO COMERCIO

Los pequeños y emprendedores comercios dan vida a sus barrios

 

WHAT WE DON'T WANT TO SEE

Reflexionamos sobre la actitud de no mirar lo que no queremos ver

 

HAIRSTYLES

Peinados reales que las personas eligen para su imagen de la vida diaria

 

LIVE MUSIC

La afición y el tiempo libre dedicado a tocar un instrumento musical

 

SLACKLINE

Deporte popular de equilibrio en parques y playas de muchas ciudades

 

READING

Los libros clásicos siguen siendo compañía de muchas personas

 

PHOTO PEOPLE

Imágenes que nos enseñan la realidad de una sociedad

 

PHOTOGRAPHERS

La saturación de imágenes sin sentido devalúa este oficio y arte

 

A PLACE TO SLEEP

Personas durmiendo en la calle se pueden ver por muchas razones

 

COLLSEROLA PARK

Ambiente natural convertido en un lugar habitual para prácticar deporte

+