ROBOS Y HURTOS A PERIODISTAS

Incremento de robos de cámaras, portátiles y equipos fotográficos a periodistas en Barcelona.

Hailey Draxter - Equipo de Investigación 15 BL Barcelona, 10 de julio de 2017

Los terrenos de juego, coberturas deportivas, salas de prensa, desfiladas de modelos, unidades ENG, e incluso redacciones informativas, se están convirtiendo cada vez más en el escenario de robos cuidadosos y, a todas luces, planificados. Las víctimas son los periodistas. El material robado, sobre todo cámaras fotográficas, portátiles, accesorios como baterías, tarjetas de memoria, e incluso cámaras de vídeo valoradas en más de 21.000 euros, de productoras contratadas por eventos como el 080 Barcelona Fashion.

Este caso, concretamente, nos demuestra hasta qué punto están preparados sus autores. Fue el 26 de junio de 2017, a las 13.17h del mediodía, duración la edición del 080 Barcelona Fashion Verano en el Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau. Terminó el desfile de Boboli. Faltaban pocos minutos para la inauguración de la 20º edición del 080 Barcelona Fashion, y la cámara de vídeo robada formaba parte del operativo que cubría las desfiladas en la pasarela. El próximo, Daniel Rosa.

Con la cámara grabando, se ve acercare un mínimo de dos personas, aprovechando la oscuridad por haberse cerrado la luz de la sala, y colocarse junto la cámara. La desacoplaron, que no es tan fácil en estos casos, y se la llevaron. ¡En el bolsillo no! Estas cámaras son grandes. Muy grandes. Pesan.

Su precio ronda aproximadamente los 21.000 euros. Nosotros hemos hablado con su propietario, VideoReport, que realizó la producción en el evento, y nos han comentado que no sufrían robos desde hace mucho tiempo.

Curiosamente, este robo coincide con otro robo producido en la edición anterior de invierno del 080 Barcelona Fashion Winter, celebrado en el TNC durante la primera semana de febrero. También fue el primer día del evento, y también fue la primera mañana del evento. En esa ocasión, robaron dos ordenadores portátiles de la sala de prensa, usados por los agencia de comunicación Equipo Singular responsable de la organización, situada en la primera planta y de acceso restringido.

Si esto os parece poco, en una edición anterior del 080 Barcelona Fashion robaron objetivos de un fotógrafo de moda, U., al terminar un desfile. Había dejado su maleta con los objetivos en la tarima de fotógrafos acondicionada para cubrir las desfiladas. Al volver para el próximo desfile, la maleta no estaba. Buscando por el recinto, se encontró su maleta entre asientos del público. Vacía. Sin los objetivos dentro.

Comienza el artículo de investigación hablando, pues, de tres robos, pero como diría Soraya Saenz de Santamaría, "no se exciten, si todavía hay más". Muchos más. Decenas de robos.

Camp Nou. Partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid, en la temporada pasada 2016/17 de la liga española de fútbol. No es un lugar cualquiera. Es un recinto de alta seguridad. Robaron una cámara Canon 1 D-X y un objetivo Canon 400mm 2.8 de diafragma, cuyo precio supera los 15.000 euros, y a los que tendríamos que sumar baterías y tarjetas de memoria que llevan incorporadas.

Esta cámara estaba dentro del terreno de juego, en área sólo de acceso con la correspondiente acreditación, y peto para los fotógrafos. Es imposible desde la grada. No se llega. Habría de saltar desde la grada al terreno de juego para que hubiera sido un aficionado, y la seguridad es máxima en este aspecto.

De nuevo, Camp Nou. Segundo robo. En esta ocasión, es al finalizar el partido entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid, de semifinales en la competición 2016/17 de la Copa del Rey. Ambos partidos, curiosamente, terminan empate a uno, como anécdota graciosa. En ambos partidos se roba el mismo material, otra vez una cámara Canon 1 D-X y un objetivo Canon 400mm 2.8 de diafragma.

Sabían perfectamente lo que se llevaban, porque es una de las grandes cámaras en el mercado actual, pero todavía hay un tercer robo. Partido entre el FC Barcelona y el Paris Saint Germain, de la Champions League en la temporada 2016/17. Esta vez fue en el área perimetral del recinto del club.

Estos sucesos se pueden llamar robos, hurtos o putadas, según sea la parte afectada o no, pero indistintamente de su adjetivo, la realidad nos indica que no son fruto de la casualidad. No es aprovechar la ocasión. Esto es planificado. Estamos hablando de zonas donde sólo se accede previamente acreditado, y siguiendo las normas establecidas.

Hay muchos más casos. En abril de 2017, durante el Torneo de tenis Barcelona Open Banc Sabadell Trofeo Conde de Godó, le robaron la cámara a una fotógrafa en apenas los diez segundos que no tuvo la cámara a la vista. Destacamos de este robo que, como otros tantos casos, no ha sido denunciado. Hay robos que no se denuncian porque, según nos comentan los propios afectados, ya no conservan la factura o no tienen ninguna confianza en recuperarla.

Otro caso. En el SIL, Salón Internacional de la Logística organizado por el Consorci de la Zona Franca, robaron hace algunos años la cámara a un fotógrafo. ¡Y continua!.

Vistos la gran cantidad de casos, nosotros asignamos varios equipos de periodistas de investigación, más bien periodistas de combate en nuestro formato de trabajo, a indagar en el tema, y comenzamos a conocer muchas más historias.

Imagen previa al momento del robo / hurto de la cámara que está grabando en el 080 Barcelona Fashion

Nos explicaba una fotógrafa de Hearst Magazine que, en toda su trayectoria de muchos años como fotoperiodista, le han robado siete veces sus equipos de trabajo. Entre estos siete robos, hay un robo sorprendente, porque ocurrió en su propia redacción del medio de comunicación para el cual trabajaba. Dejó la cámara sobre su mesa de trabajo. Se levantó apenas unos minutos. Al volver, la cámara ya no estaba. No era una broma de los compañeros. La cámara no apareció. Fue un robo.

Un productor de Televisió de Cataluña nos explicó otra noticia que desconocíamos. El medio afectado, TV3. Unidades ENG se desplazan al barrio de La Mina, de Barcelona, para realizar un trabajo sobre el terreno. Dejan su material en el suelo. Aparecen, según nos han informado, cuatro personas que cogen sus equipos y huyen a toda prisa del lugar. Al ser equipo alquilado, y no ser de propiedad de TV3, dispone de seguro, pero el robo ya está hecho.

En baloncesto, nos explicaba un fotógrafo su mala experiencia en los Campeonatos del Mundo de Baloncesto celebrados en 2014 en España. La sede, aquel día, Granada. Salió del Pabellón. Fue a su vehículo, y de pronto le asaltaron de forma violenta dos personas armadas. Le robaron todo el equipo fotográfico.

También nos hablaron de algún robo sufrido en la empresa Service Vision, en el Palau de Congresos de Barcelona. Hemos contactado con la empresa para confirmar esta realidad, pero su comportamiento nervioso ha sido reacio a simplemente confirmar o desmentir el robo. Se han limitado a contestar que no lo saben, y ha sido imposible contrastar la información del posible robo sufrido por Service Vision. Ha sido imposible contrastar las informaciones que hemos recibido. Dado la atención no ha sido adecuada, hemos remitido correo con este artículo a la empresa, y esperamos poder corregir este dato gracias a su participación en los próximos días. Los Mossos d'Esquadra y muchos medios de comunicación van a tener conocimiento inmediato de este artículo por nuestra propia comunicación, y animamos a la honestidad, participación y educación de todos y todas, con la mayor rapidez posible, por el respeto y en favor de las libertades informativas, cada vez con mayor riesgo de ser aniquiladas. La suma de todos y todas es también el beneficio de todos y todas.

Es curioso ver cómo siempre se exige contrastar la información antes de publicarla. Es cierto. Tienen toda la razón. Debería de ser una obligación contrastar la información. Nosotros lo hemos hecho, pero por sorpresa y tristeza nuestra nadie se ha sentido cómodo. Todos han mostrado una actitud nerviosa. Contrastar la información ha sido muy difícil, y hemos percibido un exceso de nerviosismo en el sector. Para nosotros, es una clara indicación de que aquí ocurre algo extraño.

No olvidamos por supuesto el robo sufrido por nuestros compañeros hace tres años. Nos reventaron la puerta. ¡Literal!. Quedó la cerradura, el marco de la puerta, y parte de ésta, destrozada. ¡Hecha astillas!. Se llevaron todas nuestras cámaras fotográficas, objetivos y portátiles. Por suerte, toda la información sensible se guarda en área secreta, y sólo contenían algunos correos y contraseñas que fueron sustituidos inmediatamente.

Idenfiticados ya muchos robos, teníamos qué preguntarnos quiénes son, si estamos ante la posible existencia de una banda organizada, qué hacen con estas cámaras, y cómo puede ser que se pueda robar impunemente en un estadio protegido hasta extremos ridículos como el del FC Barcelona.

Reflexionemos sobre las preguntas, para encaminar en una primera fase la investigación informativa, y ante la búsqueda de la respuesta reflexiva a la pregunta ¿quién roba estas cámaras?, llegamos a varias reflexiones.

Primera reflexión. Algunos robos son fruto de algún descuido o exceso de confianza del fotógrafo, y algún extraño o extraña que aprovecha lo que él / ella entiende como una oportunidad. Esto es innegable. Pero tomamos como punto de partida el FC Barcelona. Las cámaras estaban en el terreno de juego, en dos de estos robos. No es zona de acceso del público. Saltar desde la grada es una quimera arriesgada que prácticamente el 99% de las ocasiones está condenado al fracaso, y en caso de conseguirlo, es todavía más complicado robar la cámara y volver a la grada sin ser visto. ¡Y en dos ocasiones! ¡Es impensable!.

Por lo tanto, debemos de reflexionar sobre la opción de que el robo en el terreno de juego ha sido por alguien con acceso al césped. Lamentablemente, aunque duele pensarlo, esto te hace sospechar de tus propios compañeros, algún fotógrafo o fotógrafa con el mismo acceso, opción muy dolorosa porque en líneas generales muchos fotógrafos se conocen. Hay fotógrafos habituales que llevan muchos años trabajando en los recintos deportivos y todo tipo de eventos, coincidiendo semana tras semana, compartiendo charlas, emociones, aburrimientos, diversiones, anécdotas y experiencia.

Aún así, en ocasiones se acreditan fotógrafos que no se sabe ni quién coño son, más allá de un simple amateur que no se entera de nada y cuyas fotos sólo va a publicar en sus propias redes sociales o su portfolio donde sacia su vanidad. Esta mierda de realidad ha alcanzado cotas vergonzosas, tal cual fue el caso del 080 Barcelona Fashion, de un sujeto al que no vamos a llamar fotógrafo jamás, que llegó a la desfilada de Txell Miras borracho. ¡Muy borracho! No se aguantaba de pie. Se tambaleaba sobre la tarima de gráficos, y estuvo a punto de caerse encima de uno los cámaras que grababa el desfile. Por suerte, lo expulsaron.

Con tanta multitud, un sector éste de la fotografía en crisis, y casos de tan poca profesionalidad, pueden haber presuntamente robos dentro de los propios compañeros. Sin ninguna duda miles de personas habremos llegado a coincidir en este punto, pero hemos querido profundizar y no limitarnos a una conclusión tan obvia.

Segunda reflexión. En caso de no ser personas con la misma acreditación, ¿qué otra posibilidad existe? En este tipo de recintos, miramos a derecha, izquierda, detrás, y está lleno de personal de seguridad. Su función es garantizar el correcto funcionamiento del evento y el cumplimiento de todas las normas.

Están muy cerca nuestro. Incluso en muchas ocasiones compartimos espacio, muy cerca, controlando los accesos tanto en las zonas públicas como en los pasillos internos y otras estancias que el público no ve y no tiene acceso, y hacemos las fotografías junto a ellos. Nos ven. Nos conocen.

Nuestra reflexión parte del concepto de que cualquier investigación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado implica siempre no descartar ninguna línea de trabajo, y es perfectamente válida plantearse la presunta participación de otras personas acreditadas, que no sean prensa.

Nos sorprendió, reflexionando sobre esta pregunta, la vinculación entre el personal de seguridad. Hay familias enteras trabajando en el mismo recinto, padre, madre, hijo, hija, suegro, abuelo y hasta los novios. Había un caso en el Palau Blaugrana en la temporada 2015/16, con otra empresa de seguridad distinta a la presente esta temporada, donde el control de entrada en puerta era la madre. La siguiente persona de seguridad, en los pasillos internos, era la hija. En coordinación de seguridad estaba el padre, y en pista, controlando al público, estaba el novio de la hija.

Esta vinculación permite una organización insospechada y fuera de lo común, pero no es un caso aislado. Hay más casos. Coincidencia perversa, por primera vez el FC Barcelona ha empezado a exigir a los fotógrafos, a partir de esta temporada y previamente al inicio de cada partido, firmar un documento integrado por cuatro puntos, el último de los cuales les impide demandar al FC Barcelona en caso de robo.

Para ser exactos, el punto en cuestión dice que el profesional acreditado renuncia a reclamar al FC Barcelona por cualquier daño, pérdida o perjuicio, incluyendo lesiones, que puedan sufrir durante su permanencia en el área del Camp Nou no derivados directamente de accidentes causados por el mal estado de las instalaciones, y añade que los profesionales acreditados son los únicos responsables de la seguridad y vigilancia de sus equipos y pertenencias particulares durante su estancia en las instalaciones.

Esto nos hace recordar una anécdota. Se acercó un miembro con alta responsabilidad en la seguridad del FC Barcelona y le preguntó a un compañero de investigación por las cámaras fotográficas. Dijo que quería comprarse una, que le gustaba mucho la fotografía, pidiendo su opinión acerca de las cámaras Canon. Simplemente, una coincidencia.

No es la única incidencia curiosa donde las reflexiones vuelven a la seguridad presente en el estadio. Volvemos a coincidir hablando de las cámaras de seguridad. Entendiendo sus medidas de seguridad supuestamente extraordinarias en el FC Barcelona, las grabaciones deben de captar la escena del robo. Sin embargo, las imágenes de las grabaciones de las cámaras de seguridad son de la empresa de seguridad contratada por el FC Barcelona. Ellos no permiten el visionado a los periodistas, según explican, por el derecho a la intimidad y privacidad de los espectadores. Los Mossos d'Esquadra, o en su caso la Policía Judicial que asigne el Juzgado correspondiente donde se ha presentado la denuncia de robo, pueden solicitar las imágenes una vez se ha presentado denuncia. Aún así, estas cámaras concretas de seguridad graban al público y, según nos han comentado, no graban el terreno de juego o el partido. La causa probable son los derechos de Mediapro, según el FC Barcelona. Si la cámara robada esta detrás de la portería de fútbol, existe la posibilidad de que estas cámaras concretas no graben el robo.

Son aquellas coincidencias que parecen fruto de una broma. Cabe decir, para que nadie lo malinterprete, que el FC Barcelona no tiene ninguna relación con los sucesos acontecidos, e insistimos, no hay ninguna acusación, ninguna sospecha y ni la más mínima prueba, de este mal pensamiento. Son simplemente coincidencias donde el FC Barcelona no esta vinculado ni relacionado con el tema investigado. Sin embargo, nos hemos preguntado por curiosidad: ¿quién ha sido del FC Barcelona que ha tomado la decisión de hacer firmar este documento a los fotógrafos?.

Lo mejor siempre es la fuente directa, contrastar la información, y hemos hablado con el Departamento de Comunicación del FC Barcelona. En este caso, a diferencia de otras empresas, sí ha sido correcto contrastar la información.

El FC Barcelona nos ha comentado los siguientes puntos:

- la información publicada sobre las cámaras de seguridad coincide con las confirmaciones del FC Barcelona;

- el documento que firman los fotógrafos no es la primera vez que se exige. El objetivo fundamental de este documento es, según el FC Barcelona, evitar las situaciones que podría generar una cámara rota por un balón de fútbol o provocado por un lance del deporte. Al mismo tiempo, pretende garantizar un correcto uso profesional del trabajo periodístico. No estaba previsto para los robos, aunque sí se ha añadido este año una extensión en este aspecto al documento antiguo;

- respecto a este documento, este documento se acordó con el Colegio de Periodistas de Cataluña, según el FC Barcelona, y se firma porque es voluntad del FC Barcelona. El FC Barcelona está plenamente convenido que es necesario, que desconoce si se hace en otros campos, pero defienden el documento y expresan que debería de ampliarse a todos los campos de fútbol;

- el FC Barcelona nos expresa su apoyo a los fotógrafos, y nos comunica que hacen sus esfuerzos para que puedan hacer su trabajo profesional en buenas condiciones;

- el FC Barcelona no tenía constancia de un tercer robo, y al menos durante nuestra conversación de hoy lunes 10 de julio tampoco recuerdan haber sufrido robos en temporadas anteriores;

- por último, el FC Barcelona ve inviable entrar sin identificación en sus competiciones deportivas. En este punto no estamos de acuerdo, porque incluso no coinciden algunos posibles accesos, y consideramos que el FC Barcelona desconoce las lagunas de seguridad en este aspecto. El FC Barcelona nos han demostrado no conoce sus problemas de seguridad, se muestran reticentes a creerlos, y por nuestra parte estamos abiertos a colaborar con el club azulgrana y ponerlos en su conocimiento.

En la tercera reflexión nos hemos preguntado si alguien puede entrar sin ser autorizado o identificado con una acreditación, personal e intransferible, que no es suya. ¡Esto ocurre! ¡Sí! ¡A decenas! ¡A centenares!. Hay personas con acreditaciones que no son suyas. Otros se intercambian las acreditaciones, según dé acceso o no a determinadas áreas.

Hemos de sumar a estas irregularidades aquellos que entregan desde dentro las acreditaciones. Es muy fácil. Entra la persona acreditada. Entrega su acreditación a un amigo, también acreditado. Éste sale, con su acreditación y la restante en el bolsillo. Le da la acreditación a otra persona fuera del recinto, y entra con la acreditación de su compañero que ya está dentro. Es un método muy útil donde en los accesos de control no se usa la pda y muy practicado en eventos de moda, por ejemplo. Con dos acreditaciones pueden entrar tres, cuatro, cinco personas, y con este sistema puede entrar impunemente una banda organizada especializada en robos sin quedar constancia de su presencia.

La cuarta reflexión nos conduce, sin ninguna duda, a valorar la posible existencia de una banda organizada especializada en el robo, o hurto, de material informático y fotográfico de muy buena calidad. En tal caso, es lógico que los profesionales de los medios de comunicación y sus zonas de trabajos sean su objetivo. Además, la confusión que puede generar mezclar su presuntos actos delictivos con otros fruto de un descuido, una mala custodia o una oportunidad para malhechores y malhechoras, es una estrategia muy buena.

El caso del timador que llegó a protagonizar una decena de hurtos de material fotográfico a fotógrafos valorado en más de 100.000 euros con falsas ofertas de trabajo de las que huía con su coche de matrículas dobladas a toda velocidad, tomando como objetivo de sus actos delictivos fotógrafos buscando trabajo, demuestra que los profesionales del sector son el centro de deseo de muchos y muchas de la delincuencia.

Nosotros, hace apenas una semana, a fin de contrastar diversas informaciones, estuvimos contactando con los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos d'Esquadra nos ha comentado los siguientes puntos:

- no tienen ninguna alarma por robos a periodistas en sus zonas de trabajo, hecho que a nuestro parecer nos reafirma en la posible existencia de una planificación muy correcta por parte de los autores y autoras de estos robos;

- a pesar de no haber alarma, los Mossos d'Esquadra nos comentan que el procedicimiento de investigación es el mismo en todas las denuncias, y que no afecta a la calidad y garantías de la investigación.

Tras estas cuatro reflexiones, cabe preguntarse ¿qué hacen con estas cámaras robadas?. La triste realidad señala que en muy pocas ocasiones se consigue recuperar el material.

Posible destino: países como Marruecos, donde las cámaras se pueden vender sobre todo por piezas, desmontadas y por separado, pero la ventaja de estos productos es que pueden ir a cualquier lugar del mundo, como objeto personal. Desde los países balcánicos hasta el continente suarmericano o la zona de Asia, las cámaras fotográficas, de vídeo, teléfonos móviles y ordenadores portátiles, este material nos inunda por doquier, en una insaciable sociedad devoradora de contenidos. Pueden llevarse perfectamente en la mano, sin esconderse.

Tampoco es necesario salir de España. Aquí, en España, en Barcelona, también se venden cámaras robadas. Algún autor poco profesional se le ocurre venderla en portales de Internet de segunda mano. En España tenemos de estos "genios" hasta cocinando las tortillas de patatas. Sin embargo, hay otros sistemas. Las ventas entre amigos es uno de éstos. Desmontarlas y venderlas a piezas, cuerpo, objetivo, y accesorios, todo por separado, es otra opción, y una cuarta opción son las ventas inmediatas tras el robo. Las reflexiones conducen a pensar que el material ya tiene comprador localizado antes de ser robado, y establece por lo tanto una planificación y organización.

Sumamos, a la posible existencia de bandas organizadas y especializadas en este tipo de robos, las grandes cantidades de robos que se producen en la bibliotecas públicas de Barcelona, en las bibliotecas de las universidades, en las playas, y aunque suena espeluznante también en tanatorios, la mayoría quedando impunes.

En esta primera fase de nuestro reportaje no tenemos ninguna duda del creciente clima de inseguridad en el que trabajan muchos fotógrafos y periodistas, que sufre el daño moral propio de quien se ve afectado por un robo, pierden sus herramientas de trabajo y pierde todo su trabajo de aquel día, importante por supuesto si hablamos de casos como el FC Barcelona, uno de los clubs más grandes del mundo.

Todos estos robos son una consecuencia también de la seguridad deficiente en muchos recintos, tanto deportivos como por parte de las organizaciones de cualquier otro tipo de evento. En todos estos años hemos visto una preocupante multitud de incidencias, con una lista que parece interminable, y que sólo el destino evitó terminara en una noticia desastrosa.

Ahora comienza la segunda fase de nuestra investigación. En realidad, ya ha comenzado. Desde hace meses, tenemos unos equipos especiales de investigación trabajando cuyos Jefes de Unidad aplican nuestra regla de los tres SIN, es decir, sin tregua, sin compasión y sin dudarlo, perfectamente preparados para responder con contundencia ante cualquier ataque de forma justa, necesaria y proporcional. Nosotros no somos poetas, y tampoco repartimos abrazos de amor.

Mientras continua la investigación, y mientras los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como clubs deportivos, organizaciones y seguridad privada de los recintos toman conciencia de la gravedad del tema, sería correcto comentar a los compañeros y compañeras fotoperiodistas, cámaras, redactores y redactoras, sea suyo el equipo propio, alquilado o sea de la empresa, extremen la vigilancia sobre sus pertenencias, sin fiarse absolutamente de nadie. Es un buen sistema para evitarse sorpresas y disgustos.+

+

Ada Colau responde molesta y nerviosa a los manifestantes que le expresan abandone la manifestación del Orgullo LGBTI.

El Presidente de España y el President de la Generalitat de Catalunya se dieron la mano con desgana a petición de los fotoperiodistas.

La ANC presenta en la Diada 2017 la peor camiseta de la historia diseñada para esta festividad de Catalunya.

+

WorldPress 10 © 2017