CATALUNYA - EUSKADI - 2015

Partido de fútbol con carácter político y reivindicativo de la selección catalana.

Inés Grau. - Barcelona, 27 de diciembre de 2015

El sábado 26 de diciembre de 215, a las 21.30h, se disputó en el Camp Nou del FC Barcelona el partido de fútbol de carácter reivindicativo que organiza la Federación Catalana de Fútbol para reclamar el reconocimiento oficial de la selección de Catalunya y poder competir como tal en las competiciones internacionales.

Este año, la selección que se ha enfrentado a la selección de Catalunya es la selección de Euskadi, en una final a doble partido. El año pasado se disputó el partido de ida en tierras vascas, que terminó con el resultado de empate a 1 gol, y este partido de vuelta, celebrado un año después en el ya clásico partido de la selección catalana por fechas navideñas, la victoria fue para Euskadi, por 0 a 1 gol, que marcó Aduriz en la primera parte.

Casi tres horas antes, a las 18.45h, se había disputado en el Miniestadi el partido femenino, también entre las selecciones catalanas y vascas, y que venció la selección femenina de Euskadi en los lanzamientos de penalties, después de que ambos encuentros, tanto el de ida como el de vuelta, terminaban con empate de 1 a 1 gol.

De todos modos, aunque se trata de un evento deportivo y se promociona lógicamente como un partido de fútbol, es claramente una manifestación reivindicativa y política. Este partido se usa al mismo tiempo, con especial énfasis en las fechas políticas presentes por Catalunya, para reclamar su independencia y ser declarados como país independiente.

Ambas selecciones, a fecha de hoy, no están reconocidas oficialmente por los organismos del mundo de fútbol, dado que están dentro de territorio español y a éste pertenece la selección de España y la Real Federación Española de Fútbol, y por lo tanto no pueden participar en ninguna competición oficial. Su único partido es este clásico de las fechas navideñas, de carácter amistoso y no oficial.

Las convocatorias de los seleccionadores están asimismo marcadas por la voluntad de los clubs de permitir, o no, jugar a sus jugadores este encuentro, ya que al no ser un partido oficial no están obligados a cederlos. Otro aspecto a tener es la decisión de los jugadores, en la que muchos prefieren no pronunciarse porque excede del plano deportivo y entra ya en el campo político e independentista. Por el contrario, han habido casos de jugadores, como Oleguer que fue defensa del FC Barcelona, que sí se pronunciaron a favor de Catalunya y su proceso independentista, y renunciaron con la selección española.

Nosotros estuvimos cubriendo ambos partidos y os hemos publicado un resumido reportaje fotográfico de ambos partidos.

En nuestro informe anual internacional, hemos clasificado el evento, organizado por la Federación Catalana de Fútbol, en la segunda categoría que no permite trabajar con la libertad periodística que nosotros exigimos para informar con rigor, imparcialidad y libertad, debido a las dificultades contrarias a la libertad informativa que crea la Federación Catalana de Fútbol en la que nos vemos perjudicados medios que no damos a la noticia trato de favor pero tampoco contrario, y por lo tanto ha sido definido como evento de libertad periodística limitada.

+

DIADA DE CATALUNYA

La última edición de la Diada estuvo marcada por la cobardía política catalana sin transparencia que les impulsa a esconderse del rigor y pluralidad informativa, incapaces de debatir acerca de un deseo de independencia fruto de la radicalización de grupos políticos catalanes.

PRÓXIMA DIADA 2017

Las asociaciones independentistas comienzan con sus actos para la próxima Diada 2017 presentando la peor camiseta diseñada con motivo de una Fiesta de Cataluña convertida tristemente en un negocio que ha dividido en dos bandos a la sociedad catalana.

SELECCIÓN CATALUNYA

Nueva edición de este partido de fútbol casi siempre anual donde el deporte demuestra tristemente su estrecha relación con el deporte, y el uso que se hace de éste para reivindicar la selección de Catalunya al mismo tiempo que los cánticos, colores y exigencias independentistas.