Foto hecha en la Diada de Catalunya 2014

DIADA DE CATALUNYA

Cobardía política catalana para perjudicar la riqueza del rigor y pluralidad informativa.

Inés Grau. - Barcelona, 12 de septiembre de 2016

Como cada año, el día 11 de septiembre se celebra la fiesta nacional de Catalunya, conocida como la Diada, y en esta ocasión hemos decidido realizar una cobertura distinta. Las semanas previas a la Diada hemos hablado con las instituciones catalanas protagonistas de este día, y llegado el domingo 11 decidimos estar con el público real manifestante, en la calle, como uno más de ellos, sin condición de periodista, para escuchar, para ver, para valorar y para conocer de primera mano su opinión como dos ciudadanos que comparten una conversación.

El resultado ha sido sorprendente, y os vamos a dividir nuestra cobertura en diferentes puntos, fácilmente diferenciados en la situación actual.

En primer lugar, destacamos la ciudadanía catalana, que reivindicó de forma pacífica el derecho a decidir su independencia. Volvió a ser una participación masiva, aunque no tan numerosa como las manifestaciones de años anteriores, y quedó muy demostrada la ilusión, la emoción y el sentimiento, depositada de muchos ciudadanos en la independencia. Hablan con orgullo de ser catalanes, y presumen de ser catalanes. No se sienten españoles, y tienen la esperanza de poder ser independientes. Sin tapujos se proclaman a sí mismos independistas, y no es el sueño de un grupo reducido. Son una notable mayoría, que todos unidos reclaman la convocatoria de un referéndum donde el pueblo catalán pueda votar si desea su independencia, y que el Gobierno español, con el Presidente Mariano Rajoy y su Partido Popular, prohíbe celebrar de forma tajante.

El éxito de esta multitudinaria presencia de público desde hace cinco años se debe a varias causas. Favorece haber convertido una reivindicación en una fiesta familiar. Es muy habitual ver todas las familias reunidas, padres, madres, hijos, hermanos y otras muy numerosas, disfrutando de un día que en este clima mediterráneo goza de sol y temperaturas en torno a los 30º grados. Llegan al mediodía incluso desde el otro extremo de Catalunya, comen en restaurantes de la ciudad, en sus jardines y sus paseos, disfrutan del ambiente colorido y atractivo, amenizan la espera con animaciones, y al acabar disfrutan de pequeños conciertos. Esta estrategia ha sido muy buen marketing.

Otra razón del éxito ha surgido por los malos tiempos para la política española, sumida en un caos de dirigentes políticos incapaces de entenderse, quizá por falta de voluntad o tal vez irresponsabilidad, todos por igual, y que han los culpables de escribir en los libros de historia española la vergüenza de conducir a España a casi unas terceras elecciones que pudieron evitarse a falta de pocas semanas para llegar a esta ridiculez. Tampoco ha sabido gobernar con tacto el timón de España delante de las proclamas soberanistas, e incluso un gran tanto por ciento de las personas afirman que la propia actitud del gobierno español, con sus batallas judiciales contra la política catalana, ha alimentado el deseo independentista.

Sin embargo, a pesar de la responsabilidad que debería de haber asumido el gobierno de Mariano Rajoy, también hemos comprobado que el gobierno catalán no es inocente en el fracaso. Desde sus proclamas independentistas con mayor fuerza, Catalunya ha perdido valores que deben de mantenerse primordiales en toda democracia.

Foto hecha en la Diada de Catalunya Via Lliure 2015

Os vamos a ejemplarizar algunos cambios. La Asamblea Nacional Catalana, conocida como ANC en sus siglas, organizadora de la manifestación junto a Òmnium Cultural, ha cambiado mucho. No es aquella ANC transparente y abierta de años anteriores. Sirve como ejemplo la entrevista que en el año 2014 hicimos a Carme Forcadell, entonces Presidenta de la ANC y ahora en las fechas de esta Diada Presidenta del Parlament de Catalunya. Fue una entrevista fácil, sin censura, con absoluta libertad informativa, organizada en apenas una semana.

Dos años más tarde, la nueva ANC no ha sabido encontrar una hora en su agenda durante todo un mes de plazo que les hemos dado. Tal vez no ha querido encontrarlo. Al igual que en 2014, iba a ser una entrevista con rigor y pluralidad, de preguntas cómodas y algunas incómodas, sin censura pero su Presidente, Jordi Sànchez, no se ha atrevido, con la clásica excusa de tener la agenda llena. Es una excusa con el mismo patrón ridículo y patético de los calcetines blancos en la década de los 90 en las discotecas.

Nuestra impresión de su actitud esquiva es que hay preguntas que no sabe responder, y probablemente tiene miedo de algunas preguntas que todavía no se han hecho. Esta acostumbrado a formar parte positiva del bombardeo informativo en medios de comunicación catalanes favorable sin lugar a dudas a sus intereses, o en el caso de medios españoles conoce sus ideologías y con un previo Media Training puede superar la entrevista.

Con nosotros es diferente. No permitimos condiciones, consejos, recomendaciones o sugerencias, que vulneren la libertad informativa, no presentamos las preguntas con antelación, no les damos ninguna indicación sobre los temas a preguntas salvo indicar que no daremos en la entrevista trato de favor ni en contra, porque preservamos por encima de todo la libertad de prensa, y este criterio da la impresión que le asusta a Jordi Sànchez.

Si Jordi Sànchez no es capaz de asumir sus responsabilidades como Presidente de la Asamblea Nacional Catalana y dar la cara ante cualquier entrevista de todo tipo de medios, debería valorar dimitir.

Peor todavía ha sido los contactos con Òmnium Cultural y la entrevista con su Presidente, Jordi Cuixart. Es difícil definir su comportamiento. Usar la expresión "se han dado a la fuga" no sería exacta literal, pero sí tendría cabida metafórica. Que si está de vacaciones... que si estamos buscando fechas... que si mañana os respondemos... que si no hemos tenido tiempo de responder... que os llamamos al acabar la rueda de prensa... Realmente, vergonzoso.

Foto hecha en la Diada de Catalunya 2012

Hemos visto durante estos días a Jordi Cuixart muy valeroso y encendido en los escenarios parlamentarios, muy abierto en las entrevistas a medios catalanes, pero muy huidizo ante una entrevista que busca tratar la independencia de un modo riguroso y plural. Tal como hemos dicho anteriormente, si su puesto le exige responsabilidades que tal vez le desbordan y no puede asumir, debería dimitir.

Punto y aparte merece también Carles Puigdemont, Presidente del Govern de la Generalitat de Catalunya. Usando una frase de la excelsa filosofía española, "es para mear y no echar gota". En España es famosa las ruedas de prensa del Presidente Mariano Rajoy a través del plasma, pero en Catalunya se pretender imponer incluso la aparición de la bandera catalana o del escudo de Catalunya en sus entrevistas. Repetimos e insistimos, que a nosotros nadie nos impone condiciones que puedan afectar lo más mínimo a la libertad de prensa. Absolutamente nadie.

Decenas de periodistas mueren al año por hacer su trabajo. Centenares son secuestrados, detenidos, encarcelados, y miles son encarcelados. ¿Esta será la realidad del periodismo en una república catalana independiente?. A fecha de hoy, las faltas de respeto y las formas sutiles de manipulación son muy notables, y todo indica que sus culpables no van a cesar.

Presentes en las distintas manifestaciones estuvieron estos nombres, grandes estrategas de aparecer en las fotografías. Ada Colau estuvo presente en la manifestación de este año, pero intentando todo el tiempo no ponerse en primera fila, para no aparecer en las fotos junto a los independentistas. Como todos los políticos, fueron porque había que ir. Porque el Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, estuvo en la manifestación de Salt, en lo que era la presencia por primera vez de un Presidente del Govern de la Generalitat de Catalunya a una protesta secesionista. Porque el anterior Presidente, Artur Mas, también figuraba entre los manifestantes. Porque Carme Forcadell, Presidenta del Parlament de Catalunya, estaba encabezando la manifestación de Tarragona. Porque Jordi Sànchez y Jordi Cuixart estuvieron en Barcelona con la satisfacción repleta de su protagonismo en este día. Pero, sobre todo, no podían permitirse figurar junto los nombres de políticos que no estuvieron presentes, tal cual es el caso del Partido Popular y Ciudadanos.

Catalunya tiene un grave problema en su política. Nosotros lo hemos catalogado como cobardía política. No es descartable que sea irresponsabilidad, incapacidad, tal vez falta de honestidad, o una forma estudiada y premeditada de manipulación. No es una política inocente. No es una política victimista. No es la política perjudicada.

Catalunya siempre ha sido una comunidad con un buen nivel cultural, pero está planteando una estrategia independista que aniquila el rigor, la pluralidad, y otras tantas grandes cualidades del pueblo catalán que no se deben perder y no pueden estar sometidas a ninguna negociación.

Con esta actitud, Catalunya va a tener muy difícil contar con la mayoría de apoyos internacionales a favor de su independencia, y deberíamos desde el punto de vista informativo distinguir muy claramente dos grupos: el primero, la ciudadanía, ilusionada, emocionada, entusiasmada, pacífica, reivindicativa, y un segundo grupo, éstos de los políticos catalanes, faltos de transparencia, escondidos del rigor y la pluralidad, y de los que no podemos descartar ni valorar que se aprovechen de una exigencia ciudadana mayoritaria para sus propios intereses.

+

DIADA DE CATALUNYA

La última edición de la Diada estuvo marcada por la cobardía política catalana sin transparencia que les impulsa a esconderse del rigor y pluralidad informativa, incapaces de debatir acerca de un deseo de independencia fruto de la radicalización de grupos políticos catalanes.

PRÓXIMA DIADA 2017

Las asociaciones independentistas comienzan con sus actos para la próxima Diada 2017 presentando la peor camiseta diseñada con motivo de una Fiesta de Cataluña convertida tristemente en un negocio que ha dividido en dos bandos a la sociedad catalana.

SELECCIÓN CATALUNYA

Nueva edición de este partido de fútbol casi siempre anual donde el deporte demuestra tristemente su estrecha relación con el deporte, y el uso que se hace de éste para reivindicar la selección de Catalunya al mismo tiempo que los cánticos, colores y exigencias independentistas.