Carles Puigdemont ( Presidente de la Generalitat de Cataluña ).

SMART CITY EXPO WORLD CONGRESS 2016

La sexta edición ha hablado sobre soluciones urbanas y ciudades inteligentes.

Marcos Alonso. - Barcelona, 18 de noviembre de 2016

La sexta edición del Smart City Expo World Congress, dedicado al concepto de las ciudades inteligentes, ha demostrado que el claro interés por estas ciudades modernas futuras es una realidad. Este evento es un punto fundamental de encuentro donde las empresas, emprendedores, expertos, Alcaldes, Administraciones y Gobiernos, se encuentran para aportar soluciones, intercambiar opiniones, conocer muchas mayores posibilidades que pueden ofrecer las smart citys, alcanzar acuerdos, presentar proyectos, debatir y también fundamental escuchar.

Es fácil por ello deducir que Smart City Expo World Congress está lleno de iniciativas destinadas a los nuevos retos que exigirá la sociedad en sus ciudades. Son muchos retos, pero sobre todo mucho camino por recorrer. Imprescindible paso previo es testear los productos y la aplicación de sus servicios a un entorno fácil que pueda ser fácil para todo el mundo, porque uno de los grandes problemas de estas incorporaciones es que no se puede excluir a ningún ciudadano.

Por lo tanto, las ciudades inteligentes deben de estar al alcance de cualquier habitante. Han de ser entendibles, comprensibles, y este es un reto muy complicado a nivel global, teniendo en cuenta la gran diversidad de idiomas, cultura, ideologías e incluso necesidades, muy distintas si se trata del continente africano, asiático, americano o europeo.

Es todo un desafío en el que ya se está trabajando. Una muestra es que dentro del Smart City Expo World Congress se ha celebrado la segunda edición del Smart City App Hack, donde 11 ciudades, entre ellas Nueva York, Helsinki, Barcelona, Berlín, Lyon, Dubai o Hong Kong, han participado en la creación de apps centradas en las exigencias fundamentales de toda sociedad activa y moderna, como la movilidad urbana, las emisiones, la cultura o el turismo.

Supone sólo un pequeño ejemplo para este artículo de un evento que inauguró Carles Puigdemont, Presidente de la Generalitat de Cataluña, junto a Núria Marín, Alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, y Jordi Baiget, Conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña. Estos tres nombres sí estuvieron durante las dos horas del recorrido que duró la inauguración visitando muchos expositores y Autoridades allí presentes.

Hubo otros nombres que nosotros no incluimos en la ética política y responsable de la inaguración, refiriéndonos a Raül Romeva, Conseller de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Josep Rull, Conseller de Territorio y Sostenibilidad, o Ada Colau, Alcaldesa de barcelona, y os vamos a explicar por qué. El primer de este trío, Raül Romeva, apenas se le vio en el posado de las fotos iniciales, para después salir de la comitiva y no formar parte de la inauguración. Josep Rull, aunque estuvo más tiempo cumpliendo con paciencia el desarrollo de una inauguración, a veces cansada y tensa como todas, tampoco se le vio en muchas ocasiones, pero peor es la consideración de Ada Colau, que llegó tarde y se incorporó a la comitiva media hora después de haber empezado la inaguración. Como nos ha demostrado a nosotros siempre, Aa Colau es una gran profesional de los posados y la imagen, sabiendo colocarse delante y junto al Presidente para aparecer en los medios conforme inauguró el evento, pero tampoco lo terminó, ya que con mayúsculo disimulo se marchó antes de terminar al recorrido. De ellos tres, Raül Romeva, Josep Rull y Ada Colau, tan sólo remarcamos su posado de rigor para las cámaras, pero no cumplieron de principio a fin con la responsabilidad política de la inauguración.

Merece las smarts citys mejor profesionalidad que la mostrada en la inauguración por parte de algunos cargos políticos, ya que casi 500 ciudades de cinco continentes han mostrado que este tema será obligatorio afrontar para garantizar la sostenibilidad económica y ambiental de las ciudades del futuro.

Además de las ciudades representadas, participaron en el congreso de conferencias y debates 400 ponentes de prestigio internacional para hablar del futuro urbano.Del 15 al 17 de noviembre, los asistentes han podido escuchar nombres tan diversos como Susan Etlinger, una de las voces más influyentes en la industria del big data, o David Bollier, activista, escritor y estratega político estadounidense. Otro de los nombres ilustres que se escucharon fue Parag Khanna, Investigador del Centro para Asia y la Globalización de la Universidad Nacional de Singapur, pero las ciudades futuras no pueden excluir a ningún ciudadano, y en esta gran diversidad se ha llegado a escuchar a Ellen MacArthur, navegante británica que apuesta por la economía circular.

Hay otras actividades dentro del Smart City Expo World Congress, como son los Global Smart City Awards, donde se premia a las iniciativas más innovadores a escala mundial mediante los World Smart City Awards. Hay tres categorías de premitos, el de ciudad, proyecto y el de Innovative Global South, éste último organizado conjuntamente con la Asamblea General de Socios para Hábitat III de la ONU.

De todos modos, nosotros centramos nuestra cobertura en el importante debate de su implementación a las ciudades. Será una dura tarea. Todavía la tecnología móvil, en este siglo XXI entrado su segunda década, no la dominan la totalidad de los ciudadanos. Las personas mayores de edad son uno de los colectivos con mayor dificultad, educados en otros tiempos donde la gran tecnología era casi de ciencia ficción. Las personas con discapacidad psíquica, o las personas sin recursos económicas que viven en el umbral de la pobreza, son otros colectivos que imprescindible se deben de tener en cuenta.

Otro detalle a valorar es la globalización de las smart citys. No es la misma eficacia económica una gran ciudad con millones de habitantes, que una pequeña población de tres mil vecinos. Aquí surge el debate de si el concepto de smart city deberá de limitarse solamente a grandes capitales, o podrá también aplicarse a cualquier población, indistintamente de su densidad de habitantes.

Porque en el futuro pueden desempeñar factores clave en muchos sectores, incluido por supuesto la economía mundial y la creación de empleo. Se demostró el claro interés por las ciudades inteligentes en el mismo evento celebrado en su edición de 2015 también en el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, contando en aquella ocasión con la presencia de 500 ciudades, 450 empresas expositores y un total de 400 ponentes para las más de 40 sesiones programadas durante los tres días.

Previamente, en la edición del Smart City Expo World Congress celebrada del 18 al 20 de noviembre de 2014 en Barcelona, donde se congregaron más de 400 ciudades, más de 40 alcaldes, 41 delegaciones internacionales y 400 ponentes, pudimos comprobar que la gran mayoría de los conceptos futuros de Smart City son buenos y beneficiosos para la sociedad. Muchos de éstos son sólo una base que sufrirán modificaciones y evoluciones en los próximos años sin ninguna duda. Otros, también sin dudarlo, no podrán aplicarse porque no encajan en la vida diaria de toda la sociedad.

Todo ello es debido a que no es fácil su desarrollo. No es rápido, no es inmediato, pero es necesario trabajar en estas cuestiones, y eventos como el Smart City Expo World Congress, donde se reúnen las empresas líderes y expertos internacionales, son puntos de encuentro impresincidibles para su avance y paulatina implementación social.

VIDEO

+

El Mobile World Congress es un punto de encuentro comercial y de marketing de la tecnología móvil.

La mejor edición del IoT Solutions World Congress ha contado con grandes compañías mundiales y expertos del sector.

La edición 2016 ha reunido expertos que han hablado sobre soluciones urbanas y ciudades inteligentes.

Los días 25 y 26 de septiembre de 2015 se celebró en Barcelona el 12º Congreso Mundial de Medicina China.