WWE 2017 BARCELONA

Nuevo show en España de WWE con el mayor espectáculo de wrestling.

Michael Wurst. - Barcelona, 05 de noviembre de 2017

Dos ciudades españolas, Barcelona y Madrid, han sido las afortunadas de disfrutar del ring volvieron a disfrutar en el mes de noviembre de 2017 del ring de WWE y sus shows.

La primera de estas dos ciudades, según el calendario, en tener este privilegio fue Barcelona, que disfrutó de sus combates el 05 de noviembre exactamente, en un Palau Sant Jordi que en esta ocasión no se llenó. A diferencia del año anterior, donde se rozaron las diez mil personas, esta vez su entrada superaba en poco más de cinco mil personas llenando la gradería. La razón de este descenso notable de público no debe de buscarse en la lluvia, o en la política, o cualquier otra excusa. Es, simplemente, haber presentado un cartel con muy pocas estrellas de la WWE. Los dos grandes nombres están muy claros. Estuvieron Jinder Mahal, Campeón Mundial actual de la WWE, y el idolatrado Campéon A.J. Styles. Quizá, dentro del podio de los tres mejores presentes en Barcelona, podríamos colocar al luchador japonés Nakamura o a Kevin Owens, aunque este tercer puesto simbólico está mucho más abierto a debate y depende de las preferencias personales de cada uno. De todos modos, salvo estos luchadores citados y algún que otro nombre de las luchadoras femeninas, estaba plagado de jugadores de banquillo y segunda división, por decirlo en unos términos de fútbol y cuyo deporte se conoce muy bien en esta ciudad.

Como cada año, entre todo este número de público había muchos niños, siempre buscando estar lo más cerca de sus ídolos, pero también hay mucho público adulto, cada uno con su historia concreta para asistir al espectáculo. Hay público muy entendido, seguidor incondicional de este deporte que conoce todos los nombres de los luchadores y luchadoras, que anima a sus luchadores favoritos y abuchea a aquellos que son sus contrincantes, pero también hay otro tipo de público, con otras razones para estar presentes. Por ejemplo, a modo de curiosidad, había un chico que su novia le había regalado por su cumpleaños dos entradas para el espectáculo, y nos contó en el descanso que no se enteraba de nada, que no sabía quién era cada uno, pero para divertise animaba gritando con toda su energía.

Esto esta muy bien. Es al fin y al cabo un espectáculo donde el público es participe animando o abucheando sentados desde sus asientos, o poniéndose en pie al terminar cada descanso. Los luchadores y luchadoras también lo piden. Se giran en muchas ocasiones al público. Desde el ring les retan con sus miradas, les señalan con los dedos, les hacen gestos chulescos, y tienen un comportamiento deportivo que en otras competiciones sería de expulsión directa. ¡Aquí no! ¡Incluso los árbitros cuentan los segundos que parecen horas para, "presuntamente", favorecer al luchador a punto de perder. Forma parte del show.

Esto es sobre todo entretenimiento, y lo asumen los propios protagonistas, tal como demuestran en la tercera de sus siglas WWE, ya que la "e" significa "entertainment", y aquí el público va a animar. Esto no es la ópera, y en cierta manera no es apropiado para este espectáculo colocar la gente sentada rodeando al ring. Se hace los asientos sentados porque de pie se taparía la visión al público de la grada, que perdería todos los detalles bajos del escenario, pero insistimos en que estos shows no están pensados para espectadores sentados y callados. Aquí el público apoya a su luchador o luchadora favorito, sin insultos, sin radicales. No, no. Aquí se abuchea.

Un ejemplo de este show fue el luchador "Rusev", doble campeón de los Estados Unidos en la WWE, fan incondicional del club de fútbol del Real Madrid, que salió a su combate cantanto sobre el ring "Hala Madrid", en clara provocación al público por encontrarse precisamente en tierras enemigas de su histórico equipo rival, el FC Barcelona. El público, conocedor que esa provocación forma parte del show en el que ellos también son partícipes, reaccionó con un mayoritario abucheo, salvo por supuesto los seguidores y seguidoras del club blanco, que también hay unos cuantos en tierras catalanas.

Jinder Mahal - Campeón Mundial de la WWE

Es innegable, debatiendo este punto, que es un espectáculo pensado en su máximo esplendor para ofercerlo en televisión. Visto en directo depende de la localidad. En el caso del Palau Sant Jordi, con su gran capacidad, cerca del escenario es mágico, pero las gradas superiores quedan demasiado lejos para un ring de ese pequeño tamaño.

Nosotros comenzamos la cobertura informativa cuatro horas antes del espectáculo, en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron en su hotel la luchadora Charlotte Flair y el Campéon Mundial de la WWE, Jinder Mahal. Toda única y exclusivamente en inglés, sin traducción, duró poco más de trece minutos porque se terminaron las preguntas de los periodistas.

El espectáculo, de casi dos horas y media., empezó puntual a las siete y media de la tarde. Esto hizo que el público apoyara con mayor fuerza a "The Usos" en el primero de los combates, contra "New Day" y "Rusev & Aiden English", y con lo que consiguieron retener los campeonatos por parejas de SmackDown.

El segundo combate de la noche enfrentó a Bobby Roode con Dolph Ziggler. Fue curiosa la entrada de Dolph Ziggler, sin música, rodeado de un penetrante silencio con el que no se mostró incómodo, desafiante y muy seguro. Sin embargo, sobre el ring, a pesar de estar a punto de vencer en un par de ocasiones, terminó derrotado por Bobby Roode, acompañado por su música celestial.

El tercer combate volvió a ser por equipos. Enfrentaba a Breezango y The Ascension con Erick Rowan y Luke Harper y The Colons, pero fue un combate frío, desaliñado, que no logró conectar con el público, tal como había conseguido los anteriores y posteriores combates de la noche. Quizá fue el peor combate de la noche. Además, los aficionados y aficionadas seguidores en este deporte, se mostraban confusos por ver a Harper y Rowan con sus vestimentas antiguas, sin la nueva indumentaria de los "Bludgeon Brothers", y hubo decepción en este sentido.

Justo después, llegó el cuarto combate donde se enfrentaron el luchador japonés Shinsuke Nakamura y Kevin Owens. Fue totalmente distinto al combate anterior, porque ambos sí conectaron con el público. Los gritos de apoyo estaban divididos entre ambos, y casi parecían gozar del mismo porcentaje de respaldo y ánimo. Terminó con victoria del público japonés, y el público presente supo reconocer su esfuerzo en la trabajada victoria, ovacionando con aplausos y vítores antes de irse.

AJ Styles regaló tras su triunfo el cinturón de Campeón 2016 a un niño del público

Llegó el descanso del espectáculo. Quizá minutos, y se reanudó con las luchadoras femeninas, Naomi, Becky Lynch y Charlotte Flair por una parte, y Natalya, Carmella, Tamina y Lana en el bando contrario. Fue un combate muy desigual, con unas Naomi, Becky Lynch y Charlotte Flair muy superiores a sus oponentes, aunque hubo momentos también de incertidumbre y dificultad.

Para aquellas personas que no habían visto nunca el espectáculo, se impresionaron con las habilidades gimnásticas de la gran Charlotte Flair, ágil, rápida, fuerte y muy elástica, que despertó más de un asombro y admiración entre los presentes, pequeños y también adultos.

Tras ellas, llegó Baron Corbin, que consiguió retener el campeonato de Estados Unidos venciendo a "Sin Cara" y "Sami Zayn". Tuvo momentos emocionantes la lucha, como cuando Baron Corbin intentó quitar la máscara a "Sin Cara" en un momento del combate. Pasó justo enfrente de nosotros, y pudimos ver cómo llegó a su barbilla, pero no pudo continuar. Se defendió "Sin Cara", y consiguió evitar su intento. Cabe decir que el público le ayudó con uno de los mayores apoyos de toda la tarde, y conservó su máscara puesta. De todos modos, la victoria final fue para Corbin.

Por último, llegó el gran combate de la noche, de los grandes, el que enfrentó al mítico AJ Styles contra Jinder Mahal, Campeón Mundial de la WWE, acompañado de los Singh Brothers. Comenzó muy mal el enfrentamiento para AJ Styles, y casi pareció llegar su derrota en varias ocasiones durante los primeros minutos del combate. El árbitro, tal como se repite tantas veces en fútbol, tuvo un papel importante. Su cuenta en esos momentos fue decisiva a favor de AJ Styles. Contó uno, contó dos, y contó una décima, dos décimas, tres décimas, a un ritmo que cada décima eran tres segundos más o menos. ¡En dos ocasiones!.

Jinder Mahal estaba indignado, pero el árbitro no hizo caso a sus quejas. El público abucheaba. Es parte del show.

Superadas estas dos cuentas algo extrañas y brutalmente lentas, desesperantes para Jinder Mahal, llegó la reacción de AJ Styles, pudo dar la vuelta a la situación y llevarse la victoria. Aún así, Jinder Mahal sigue siendo el Campeón Mundial de la WWE, porque el título no estaba en juego.

Terminó el espectáculo, con un públicoque se fue satisfecho, contento, dando un aprobado al show, pero no se fue entusiasmado. En la edición del año 2016 hubo mucho más entusiasmo. El público de la grada se quejó de la gente que se ponía en pie durante los combates, y llegó a corear con ironía el grito "que se sienten" al unísono. El público VIP, sentado en primera línea, nos comentaron que se quejaban de los niños que, al terminar cada combate, corrían por los pasillos para acercarse lo máximo posible al ring y tocar a sus ídolos, arrollando todo lo que encontraban y colándose justo por delante del público VIP, que con toda la razón del mundo se quejaban a seguridad porque habían pagado entradas muy caras.

La ciudad de Barcelona, el país de España, los esfuerzos de la productora, empresas y otros responsables españoles que trabajan duramente en la sombra para traer este grandioso espectáculo al público, que llenan afición, que crean ilusión y fans, se merecen mejor show. Sus espectáculos pueden ser mucho mejores. Los fans, aficionados y aficionadas catalanes, españoles, y los profesionales que trabajan aquí, se merecen mejor el máximo respeto por parte de la organización de la WWE. Nosotros estamos en la responsabilidad profesional de hacer esta crítica unánime del público, reconociendo al mismo tiempo que sus espectáculos son muy buenos.

.

WWE

El espectáculo de la WWE volvió en 2017 al Palau Sant Jordi de Barcelona con sus fascinantes shows de wrestling.

Nuevos shows en España en 2016 de WWE Live con el mayor espectáculo de wrestling del mundo.

Arnold Schwarzenegger inauguró la segunda edición del Arnold Classic Europe 2017 en Barcelona dedicado al bodybuilding.

+